La empresa fuera de serie.

432_1r152_1boston_company_photographer_business

En esta primera entrada de mi blog Empresas Competitivas comentaré respecto a un libro que estoy por terminar de leer y que me ha mostrado nuevas formas de que las cosas funcionen dentro de una organización.  El libro es “La Empresa fuera de serie” y su autor, John O´Keeffe (Título original: Business Beyond the Box: Applying your Mind for Breakthrough Results)

La empresa fuera de serie trata de la habilidad que impera en la organización para innovar más que para administrar, desafía el statu quo, en lugar de aceptarlo; considera lo que puede ser, en lugar de lo que es; opera con las fronteras, en lugar de actuar dentro de las fronteras.

Las compañías en todo el mundo están llegando a los límites del incrementalismo.  Eliminar otro centavo de los costos, lanzar un producto al mercado unas pocas semanas antes, responder un poco más rápido a los requerimientos de los consumidores, elevar un nivel más la calidad, ganar otro punto de la participación en el mercado, son las obsesiones de los gerentes actuales.  Pero perseguir mejoras en los incrementos, mientras los rivales reinventan la industria, es como tocar el violín mientras Roma arde (Gary Hamel, Strategy as Revolution)

Las compañías japonesas han sido exitosas debido a sus habilidades y destreza en la creación de conocimiento organizacional: la capacidad de una compañía en su conjunto para crear nuevos conocimientos, diseminarlos a través de toda la organización, e incorporarlos a los productos, servicios y sistemas (Nonaka y Takeuchi, The  Knowledge Creating Company)

Las ocho estrategias de pensamiento en las organizaciones para obtener resultados sorprendentes que nos propone el autor, quien dentro de su curriculum ha ocupado cargos directivos en la empresa P & G a nivel mundial, son:

1. Concebir el cambio a gran escala vs. Contentarse con hacerlo algo mejor.

2. Know how vs. Sumergirse en la información.

3. Pensamiento creativo vs. Utilizar solo la lógica.

4. Actúe en la zona de acción vs. Actuar sin pensar.

5. Use integralmente el cerebro vs. Uso parcial del cerebro.

6. Escoja tendencias poderosas vs. Tendencias limitantes.

7. Use “sombreros” mapas y cuadernos de ideas vs. Reuniones y memorandos de ideas

8. Reponga sus energías, inspírese vs. Siempre más fácil más lento.

Una de las estrategias  (la número 5) que se exponen en el libro es que hagamos un uso integral del cerebro, basado en los conceptos de Mintzberg.  El hemisferio izquierdo del cerebro, ha dominado la formulación de estrategias, con su énfasis en la lógica y el análisis.  Excesivamente estructurado, esto crea una estrecha gama de opciones.  Las alternativas que no encajan dentro de la estructura predeterminada se ignoran.  El hemisferio derecho del cerebro debe llegar a ser parte del proceso con su énfasis en la intuición y la creatividad.

cerebros

El autor nos propone algunos ejercicios para tener acceso a nuestro hemisferio derecho versus permanecer en el izquierdo.  Hagamos rápidamente estos ejercicios:

EJERCICIOS A:

1. ¿Cuál es la última letra del alfabeto?

2. ¿Cuántos días tiene el mes de noviembre?

3. Cuente desde 26 hasta 0.

EJERCICIOS B:

1. Anote las instrucciones para ir de su casa hasta su oficina en auto ¿Cuál es la secuencia de los giros a la izquierda y de los giros a la derecha?

2. Escriba cómo anudar una corbata o un cordón de zapato.

3. Pronuncie el alfabeto en orden contrario.

En los problemas “A” permanecemos en el modo cerebral izquierdo.  La mayoría de ellos simplemente requieren un pensamiento mecánico: repetir palabras, letras o número en su mente. Es casi automático.

Los problemas “B” parecen diferentes.  Requieren un acceso al hemisferio derecho.  En este caso debemos imaginar cosas en nuestra mente (el hemisferio derecho) y luego usar el hemisferio izquierdo para traducir esas imágenes o movimientos en instrucciones.

La mayoría de nuestras organizaciones, la mayor parte del personal que trabaja en ellas, la mayoría de los hábitos, prácticas y procedimientos se concentran exclusivamente en el pensamiento propio del hemisferio izquierdo.  La lógica impera ¿Porqué tener ambos hemisferios y no usarlos? ¿Por qué emplear individuos totalmente inteligentes y no aprovecharlos?

La lectura del libro la recomiendo ampliamente, nos permite adentrarnos en nuevas formas de pensamiento para obtener resultados diferentes.

Dato final:  el libro es del año 1999. A dieciséis años de su edición aún nos falta mucho camino por recorrer en nuestras organizaciones.

Anuncios